*Traducción del artículo “What’s TPP? The Problematic Partnership” de Wikimedia Policy, publicado en Medium el 3 de febrero de 2016 bajo licencia CC-BY 2.0 .

THE_BATTLE_OF_COPYRIGHT

 

Mañana, representantes de los gobiernos de 12 países de la costa del Pacífico se reunirán en Nueva Zelanda para firmar un tratado con una extensión de 6,000 páginas llamado Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (en inglés Trans-Pacific Partnership, abreviado TPP). Entre otras cosas, el acuerdo dictará la manera en que los países firmantes protegerán y regularán los derechos de propiedad intelectual. En Wikipedia, millones de artículos se encuentran ilustrados con imágenes en dominio público, esto es, imágenes que no se encuentran limitadas por los derechos de autor. En la Fundación Wikimedia, creemos que tiempos más breves en la vigencia del derecho de autor hacen posible a más personas crear y compartir conocimiento libre. Anteriormente, compartimos algunas de nuestras preocupaciones sobre el TPP y firmamos, junto con otras organizaciones, algunas cartas solicitando a los negociadores no extender los tiempos de vigencia de los derechos de autor y abstenerse de forzar a los intermediarios a patrullar sus sitios y bloquear contenidos.

 

Desde que el texto final fue liberado, diversos grupos defensores de derechos digitales han condenado tanto la secrecía en las negociaciones como la parte sustancial del tratado. A nosotros nos gustaría hablar sobre los efectos que el TPP tendría sobre Wikipedia, sobre otros proyectos Wikimedia y sobre nuestra misión de compartir conocimiento libre.

 

Wikipedia y su poder para crear y compartir conocimiento libre se encuentran impulsados, directamente, por un fuerte y saludable dominio público. Desafortunadamente, el TPP extendería la vigencia del término del copyright por la duración de la vida del autor más 70 años, en menoscabo del dominio público. Esto consolidaría un término prolongado para los derechos de autor en países donde ya era así como Australia, Estados Unidos y Chile. Pero lo realmente preocupante para el dominio público sucederá en países como Japón, Nueva Zelanda y Canadá, donde actualmente poseen términos breves de copyright, ya que ahora un gran número de obras no serán libres para usar, hacer obras derivadas y compartir sino hasta pasados otros 20 años. En algunos países, la extensión en el término del copyright se mitiga mediante fuertes y amplias excepciones a los derechos de autor, pero el TPP hace de esta clase de equilibrio una opción. El tratado solamente contiene una excepción no forzosa para educación, crítica, reportajes y accesibilidad, tal como el uso legítimo de los Estados Unidos,  pero dichos países pueden optar por no consagrar tal excepción en sus leyes nacionales.

 

El TPP inclina la balanza en favor de un derecho de autor inflexible en detrimento del dominio público que compartimos todas y todos.

 

El TPP no es malo del todo. También establece que los países no deberían requerir a quienes alojan páginas de Internet, tales como Wikipedia, a supervisar su contenido por violaciones al copyright y concede puertos seguros respecto a la responsabilidad de los intermediarios de internet. Los sitios pueden basarse en un sistema de notificación y retiro, en el cual, bajan el material que viola los derechos de autor una vez que son alertados por los titulares del copyright. No obstante, el TPP tampoco establece este mecanismo de balance de manera correcta, ya que carece de un proceso de contra-notificación, en el cual los usuarios pueden echar atrás la solicitud cuando un sitio recibe una solicitud inválida para retirar el contenido. El acuerdo también permite a los titulares de los derechos a exigir información que identifique a los usuarios cuando presumen que hay violación a sus derechos autorales. Los estándares tan ambiguos del TPP dejan este proceso de notificación y retiro de contenido susceptible a abusos que pudieran socavar la libertad de expresión.

 

El TPP es un tratado problemático que daña al dominio público y a nuestra capacidad de crear y compartir conocimiento libre. Es el momento, para los países, de secundar las políticas y proyectos que benefician a todos como el dominio público, excepciones claras a los derechos de autor y intermediarios autorizados a no intervenir en la creación de contenidos con adecuadas protecciones de puertos seguros.

Leave a Reply